Marketplace y ecommerce: ¿en qué se diferencian?

Marketplace y ecommerce: ¿en qué se diferencian?

Cuando hablamos de comercio electrónico y venta online, varios términos salen a la luz y llegan a crear confusión entre los usuarios. ¿Sabes que un marketplace no es lo mismo que un ecommerce? Aunque ambos persigan el mismo fin, que es la comercialización de productos o servicios en el entorno digital, presentan varias diferencias. Con el objetivo de que afiances ambos conceptos y puedas desarrollar una estrategia precisa y eficaz, vamos a analizar en qué se distinguen. En Adverthia te asesoramos en todo el proceso de la creación y promoción de tu marca. ¡Empecemos aprendiendo todo sobre el marketplace y el ecommerce!

Aportación de contenidos

Cuando pensamos en las diferencias entre marketplace y ecommerce, la primera que nos viene a la cabeza es la aportación de sus contenidos. Mientras que un ecommerce es la página web de un negocio digital en la que se comercializan los productos y servicios de esta única marca, un marketplace es un espacio de venta en el que se muestran productos y servicios de distinto origen. Para que nos entendamos, un ecommerce sería una tienda online como Zara, y un marketplace una web como Amazon. Esta última, por tanto, es una plataforma en la que tanto compradores como vendedores pueden efectuar sus actividades comerciales.

Público objetivo

La segunda gran diferencia entre un marketplace y un ecommerce es el tipo de usuario al que se dirigen. En el caso de un ecommerce, la marca debe centrarse en los usuarios que son sus potenciales clientes, aquellos interesados en sus productos y servicios que finalmente pueden comprar. Sin embargo, el marketplace tiene otro enfoque totalmente distinto. Y es que se dirige tanto a compradores como a vendedores que quieran comercializar sus productos en la plataforma. ¿Esto que implica? Básicamente, que sus campañas publicitarias sean totalmente distintas, lo que arrastra al resto de la estrategia de Marketing Digital con acciones de SEO o contenidos.

Escalabilidad y riesgo

¿Qué perseguimos cuando decidimos montar un comercio electrónico? El crecimiento es uno de los principales objetivos. Por eso, hablar de la progresión del negocio es determinante y diferencial, en el caso del ecommerce y el marketplace. En este último, el grado de escalabilidad es mucho mayor y sencillo, ya que son los propios usuarios quienes se encargan de la expansión. Aunque también es cierto que este crecimiento es más controlable en un ecommerce, donde tenemos la capacidad de marcar los tiempos y la evolución del site. En cuanto al riesgo, el marketplace goza de una mayor seguridad y tranquilidad, ya que el inventario pertenece a los usuarios vendedores. Muy al contrario del ecommerce, donde asumimos todo el riesgo en temas de stock.

Relación con el usuario

Para analizar este punto debemos centrarnos en dos aspectos: el engagement y la credibilidad. El primero es mucho más sencillo de crear en un marketplace, ya que abundan los embajadores de marca a los que les interesa popularizar el site para vender sus productos. Sin embargo, en un ecommerce todo corre a nuestra cuenta. En el caso de la credibilidad, por el contrario, supone un desafío mayor si hablamos de un marketplace, ya que el control de la relación entre comprador y vendedor se escapa de las manos. No así en un ecommerce, donde el contacto es directo y muy asumible.

En cualquiera de los casos, es importante contar con un equipo de expertos que te asesore y construya el espacio virtual perfecto para tu compañía. ¿Quieres que Adverthia se encargue de crear tu comercio electrónico y hacerlo crecer? Contacta con nosotros y desarrollaremos una estrategia 360º personalizada para tu proyecto. ¡Te esperamos!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*